Marcas globales, geopolítica y La La Land

[El head of planning de Sra. Rushmore intentó escapar a Trump yéndose al cine –este es el resultado]

Probablemente mucha gente haya acudido al cine a ver La La Land aunque sólo sea para recuperar un mínimo de fe en el ser humano después de la coronación de Donald Trump.

Trump fue, con mucha diferencia, la marca con mayor cobertura y OTS, de 2016. ¿Es posible escapar a Donald J. Trump? El pensamiento es ciertamente tentador. Por eso decidí hacer un pequeño experimento: durante el fin de semana de su investidura desactivé las notificaciones de Twitter todo el fin de semana e instalé Trump Blocker, un add-on de Chrome que elimina todas las noticias que mencionan al 45º Presidente de los Estados Unidos de América. Para estar bien seguro, tampoco vi la televisión lineal ni abrí prensa generalista.

Donald Trump no es sólo una persona sin preparación para ser comandante en jefe de la nación más poderosa del mundo, sino que además atenta contra el que quizá sea el único principio innegociable a día de hoy: el cambio climático. De hecho, en 2016 la Tierra ha batido su record de temperatura por tercer año consecutivo.

En una de sus primeras decisiones al tomar posesión en Washington, Trump ha nombrado responsable de la Environmental Protection Association a Scott Pruitt, un tipo que ha calificado el cambio climático de “fraude”. Además, ha nombrado Secretario de Estado a Rex Tillerson, hasta diciembre CEO de la petrolera Exxon. Al menos Tillerson puede utilizar como escudo los $245 millones de dólares en acciones de Exxon que posee.

Por supuesto, el nuevo papel de los norteamericanos como malos de la película dejaba vacío el puesto de abanderado del desarrollo sostenible. Y es ahí, contra todo pronóstico, donde se quiere posicionar China. Así lo anunció su presidente, Xi Jinping, en Davos. Incluso más allá de los propósitos de año nuevo, China ya fue el país que más invirtió en energías renovables el pasado 2016.

¿Qué supone este cambio de roles en la geopolítica mundial? ¿Qué pasará con la “Marca América”? ¿Veremos por fin a marcas chinas elaborar discursos alrededor de un propósito más elevado que la pura venta? ¿Aparecerán multinacionales rusas dispuestas a convertirse en marca global aprovechando la creciente influencia de Putin? ¿Qué pasará con la Europa post Brexit? Y más allá mirando a lo que queda de año: ¿qué podría pasar en una Europa con Marine Le Pen sacando a Francia del euro?

Muchas preguntas y una sola certeza: para los que tenemos la suerte de trabajar en marcas globales nunca ha habido un momento más apasionante que este 2017 que comienza.

 

PD: escapar a Trump es insostenible para un planner y cualquiera que quiera entender el mundo en 2017. Me queda el consuelo de que mi pequeño experimento me hizo pasar un fin de semana mucho más agradable que el de millones de personas, empezando por los Obama.

PD2: La La Land es casi tan aburrida como cualquier ceremonia de investidura. Eso sí, al menos el musical de Damien Chazelle es una historia de ficción que acaba al salir del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s