enlace Crónicas de la Croisette #2

La playa Facebook es como una guardería para adultos con wifi, smoothies, wraps de brócoli vietnamita y un montón de “corners” para mantenerse ocupado en lo que llega la hora de las conferencias. Como todo lo que hace Facebook, está hecho a lo grande y con atención al detalle, desde los espacios de trabajo con dos enchufes eléctricos por persona, hasta la decoración del lugar, todo en el riguroso azul y blanco de la marca.

La playa Facebook parece orientada a probar un punto: Facebook es capaz de ser también una plataforma de video. Por eso, en vez de un “photo booth”, hay un video booth para convertir tu foto de perfil en video, hay una exposición de videos Instagram sobre el tema del agua y hay un mini estudio de TV produciendo contenido en directo.

El tercer “corner” más exitoso (después del de comida y del que regala sombreros) es el de Oculus, la compañía de realidad virtual que Facebook adquirió por 2 billones de dólares en 2014. La gente espera horas para poder probar lo que ha sido nombrado por Wired “el casco de realidad virtual más prometedor desde hace años”. Y la verdad es que mola. En una pequeña sesión de diez minutos, los ocho videos demo que me muestra el azafato me transportan a mundos completamente distintos y, tal y como promete Wired, el Oculus Rift “hackea mi cerebro” y le hace reaccionar como si todo a mi alrededor fuera real. Cuando un T-Rex se me acerca a dos centímetros de la cara, doy un paso atrás. Cuando estoy al borde de un edificio futurista, siento vértigo. Cuando miles de aviones pequeños vuelan alrededor mío, involuntariamente, mi cuerpo intenta esquivarlos.

 

“Al principio, creí que sólo usaría el Oculus Rift para videojuegos” me dice el azafato “pero la verdad es que me gustan casi más las experiencias narrativas”. Las “experiencias” y los videojuegos se descargan del Oculus Store. Hay contenido gratuito, pero los juegos más sofisticados pueden costar hasta 60€. Los hay producidos por el propio equipo de Oculus, pero hay estudios de animación y videojuegos del mundo entero sacando novedades semanalmente. Hay experiencias que son cortometrajes de realidad virtual, otras que son sólo escenarios hiperrealistas sin ninguna historia, pero todos crean esa sensación visceral de sentirse en otra parte, muy lejos de la playa Facebook en Cannes.

Después de esos diez minutos pasados en Marte/con dinosaurios/dentro de un capullo de mariposa, la presentación que vine a ver parece intrascendente. Es la presentación del Facebook Canvas, el (relativamente) nuevo formato de publicidad que permite a la marca crear un contenido multimedia que ocupe toda la pantalla del teléfono móvil. Muestran el caso de éxito de un banco brasileño que usó ese formato para poner historias para niños en el Newsfeed de los padres en Facebook.

Cuando la presentación acaba yo sigo pensando en si vale la pena gastarme un mes de sueldo en comprar un Oculus Rift para poder irme a Marte todas las noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s